El campo constituido por el liderazgo es muy diverso e incluye un amplio espectro de teorías, definiciones, evaluaciones, descripciones, prescripciones y filosofías. Su estudio se ha abordado desde diferentes disciplinas y perspectivas tales como la historia, la teoría psicodinámica, la teoría del desarrollo organizacional y la sociología (Yukl, 2002).

Por Martín Nader y Emilio Sánchez Santa-Bárbara 
El paradigma dominante en el estudio del liderazgo evolucionó desde modelos más estáticos basados en los rasgos de los líderes como por ejemplo las teorías del gran hombre o los modelos conductuales como los de la Universidad de Ohio (Stogdill, Good & Day, 1962) a modelos situacionales tales como la teoría del intercambio líder seguidor (Schriesheim, Castro & Cogliser, 1999), la teoría de la contingencia (Fiedler, 1967), el modelo camino meta (Evans, 1970; House, 1971; House & Dessler, 1974; House & Mitchell, 1974), el modelo de liderazgo situacional (Hersey & Blanchard, 1982), entre otros los cuales tomaban en cuenta para su análisis las variables del ambiente y de la persona (Yukl, 2002).
En la actualidad, uno de los modelos con mayor cantidad de investigaciones es el modelo de liderazgo transformacional. Su principal precursor es Bernard M. Bass (1985) quien se basó en las ideas originales de Burns (1978) sobre el liderazgo carismático y transformacional.
Bass (1985) describe este tipo de liderazgo a partir de los efectos que produce el líder sobre sus seguidores. Los líderes con características transformacionales provocan cambios en sus seguidores a partir de instruirlos acerca de la importancia y el valor que revisten los resultados obtenidos tras realizar las tareas asignadas.
Además el líder incita a que los seguidores trasciendan sus intereses personales en virtud de los objetivos de la organización. Esto genera confianza y respeto de parte de los adeptos y son motivados a lograr más de aquello originalmente esperado. En virtud de estas propiedades es que se lo suele considerar más amplio y más efectivo que el de tipo transaccional (Lupano Perugini & Castro Solano, 2005).
En cuanto a las características que presentan los líderes transformacionales, Bass y Riggio (2006) plantean que la gama de conductas que pueden mostrar estos líderes es amplia.
A nivel conceptual, los autores afirman que los líderes transformacionales
 – se proponen como ejemplos a seguir (Carisma),
 – proveen significado a las acciones de sus subordinados (Inspiración),
 – alientan la búsqueda de soluciones alternativas a problemas cotidianos (Estimulación Intelectual) y
 – suelen preocuparse por las necesidades individuales de sus subordinados (Consideración Individualizada).
Por otra parte, los autores plantean que los líderes transaccionales utilizan los intercambios y la negociación con los subordinados a cambio del logro de objetivos y metas organizacionales (Recompensa Contingente) y además suelen supervisar muy de cerca las actividades de sus subordinados con el propósito de evitar posibles errores o desviaciones de los procedimientos y normas establecidos (Dirección por Excepción). En caso de ocurrir un error, suelen aplicar acciones correctivas. Esta dimensión tiene una forma activa (prevenir para que los errores no ocurran) y una forma pasiva (actuar cuando el error ya ocurrió).
Asimismo, Bass y Riggio (2006) afirman que el modelo de liderazgo transformacional ha evolucionado hacia un modelo denominado Liderazgo de Rango Completo (“Full Range Leadership”) el cual contempla, además de las dimensiones del liderazgo transformacional y transaccional, una última dimensión denominada liderazgo Laissez Faire.
El liderazgo “laissez faire” es la dimensión más negativa dado que este tipo de líderes evitan tomar decisiones, no realizan intercambios de ningún tipo para lograr objetivos y no hacen uso de la autoridad que el rol de líder les confiere.

A diferencia del modelo original propuesto por Burns (1978) y adaptado por Bass (1985), el modelo de liderazgo de rango completo plantea que un mismo líder puede mostrar conductas propias de un líder transformacional y/o de un líder transaccional. Esto va a depender de la capacidad que tenga este líder de poder interpretar correctamente las características de la situación, del contexto organizacional, de los subordinados y de las tareas que tiene que realizarse